alfonzamariaeppinger.com

 

 

Comité para las festividades con motivo del bicentenario
de MADRE ALFONS MARÍA EPPINGER

 

  Lema: La grandeza de una vida sencilla

  Celebración del bicentenario de Madre Alfons María

200 rokov narodenia MAM

 

AÑO DE LA ESPIRITUALIDAD de MAM 2013-2014

1. Después de haber estudiado con intensidad la vida y la historia de Elizabeth Eppinger – Madre Alfons María -, comenzamos en este año conmemorativo 2013 – 2014 el año de la espiritualidad de nuestra fundadora.

La espiritualidad de Madre Alfons María es su vida espiritual vivida, cuyos cimientos ella ha transmitido a las primeras Hermanas - por sugerencia del Espíritu Santo. Nuestra tarea hoy es: Descubrir estos principios y las profundas motivaciones espirituales que le han llevado a esta espiritualidad.

Su espiritualidad se origina en su „identidad“ a que ella como fundadora es designado. Es el „estilo“ de su vida, en que Dios es el centro. A Él, Elizabeth – Madre Alfons María - quiere entregar su corazón, y esto es lo que ella quiere expresar a través de todo su ser.

El centro de su vida es Jesucristo Redentor. La mirada a la Cruz le indica la dirección, le atrae. Para ella, esta mirada no se queda en la Pasión y en la muerte, sino lleva al Resucitado.

Desde su niñez, Dios le ha dado la Gracia de ser penetrada por el Misterio de la Cruz, y en la Cruz nuestra fundadora ha descubierto el Amor Redentor con que Dios ama a todos los hombres. La contemplación de la Cruz es para ella el camino hacia este Amor, y es por eso que se puede aceptar la Cruz y llevarla.

Los teólogos que participan en la Causa de Beatificación de la Venerable Sierva de Dios ponen de relieve, que la influencia de la espiritualidad de San Alfonso de Ligorio se refleja claramente en su vida.

Los elementos más importantes de esta espiritualidad son los siguientes:

  • Ellas se siente como instrumento de la Misericordia de Dios, y en unión con Jesús Crucificado, se sacrifica por la Salvación de las almas.
  • Es su ansía que todos los hombres llegarán a conocer la Misericordia de Dios y a alabar el Nombre de Dios.
  • Para ella misma, no tiene ningún otro deseo que solamente esto: comprender la Voluntad de Dios y confiarse al Sagrado Corazón de Jesús.

Es de manera totalmente nueva que vive su relación con Dios y con la Iglesia: Su deseo es: contemplar el Misterio de la Redención, vivir de este Misterio y ayudar a otros que lo descubrirán,para presentar al mundo un nuevo modo de vida cristiana. Los aspectos característicos se refieren al espíritu de la fundadora, a la fidelidad de las Hermanas a este espíritu, y a la fecundidad que se deriva de este espíritu hoy.

2. En realidad, el espíritu que anima a todas las Hermanas que tienen su origen en la fundación de Madre Alfons Maria, ya es determinado en las experiencias de la fundadora antes de la institución de la Con-gregación. Elizabeth ponía en práctica las virtudes cristianas de modo heroico.

Es esto que la ha preparado para la fundación, y con esto se ha hecho un „instrumento“ de Dios, destinado a transmitir el Amor de Dios a los enfermos y a los pobres. Ella se da cuenta de lo que es de verdad el pecado, tiene ansía de Dios, le ama, reconoce el significado de la oración. En su vida, la oración espontánea tiene la forma de dialogar, y se convierte en un diálogo permanente con Dios.

Le importa mucho la contemplación de la Pasión de Jesucristo. Esta forma de oración y el anhelo de unirse con Él, son aspectos esenciales de su camino espiritual. A pesar de todos los cambios de las situaciones concretas, su vida espiritual se orienta a principios constantes.

3. El secreto de la vida espiritual de Elizabeth, más tarde Madre Alfons Maria, se encuentra en la práctica de las virtudes de la vida cristiana.

Las tres virtudes teologales, Elizabeth ya ha practicado desde la más tierna infancia, y muy temprano ella manifiesta el espíritu de la Fe de una manera que puede ser llamado extraordinaria para su edad. Durante toda su vida, demostrará este espíritu de Fe en cada ocasión. La Fe se mantiene estable y firme en ella, incluso en los momentos de sus enfermedades. En estas pruebas dolorosas, ella continúa su ferviente oración, y su vida espiritual sigue madurando.

El misterio de su vida interior se nutre de las fuentes vivas de las virtudes teologales. Elizabeth las vive como relación personal con Dios y con Jesucristo.

Tuve una inclinación natural a la unión con Jesús, por eso su amor tiene carácter místico, y ella lo vive plenamente. Por lo tanto, la espiritualidad de Madre Alfons María está centrada claramente en Dios y en Jesucristo.

Su experiencia espiritual consiste en el radicalismo, en la convicción y la perseverancia con que ella vive su vocación para fortalecer su relación con Dios en todas las actividades de la vida. Y en estas realidades se realizan concretamente los dones de la Gracia, las virtudes plenamente practicadas y la vida con la Iglesia.

Es por eso que podía decir con San Pablo: “Ya no vivo yo, sino es Cristo que vive en mí” (Gal 2,20). Se puede decir que su vida espiritual, entendida como vida en Jesucristo, como vida según el Espíritu Santo, es un camino hacia una fidelidad cada vez mayor.

Sobre este camino, el Espíritu la lleva a llegar a ser más y más parecida a Cristo, en la comunión plena del amor y del servicio en la Iglesia.

Las virtudes cardinales y las virtudes morales que caracterizan el retrato espiritual de Madre Alfons María, son como una flor que ha florecido de las virtudes teologales.

Tienen el mismo signo de ansía de perfección como las virtudes teologales, son la Fe y el amor a Dios que le han “encargado” que las practicará, mientras que reflejan la actitud hacia Dios y la relación con el prójimo en la humildad, en la esperanza, en la paciencia, la castidad, en pobreza, en el cuidado de los enfermos y los pobres. Todo esto, Madre Alfons María ha practicado en grado heroico.

4. Como durante todo el año conmemorativo queremos avanzar, acompañadas por nuestra Madre común Alfons María, elegiremos doce de sus virtudes que los teólogos han examinado y de las cuales ellos habían confirmado que Madre Alfons María las ha vivido en medida heroica.

El Santo Padre Benedicto XVI, ahora Papa emérito, promulgó el Decreto sobre estas virtudes heroicas. En esto, se dice entre otras cosas: Las escrituras sobre Madre Alfons María son la fuente autentica para conocer su espiritualidad..

Por eso, en el descubrimiento de la espiritualidad de Madre Alfons María, nos servirán como acompañadores valiosos y buena ayuda los textos existentes: Las virtudes de la Sierva de Dios Madre Alfons María Eppinger que fueron elaborados según los documentos auténticos. Su objetivo es: que todas las Hermanas de Madre Alfons María en el mundo entero se hacen un corazón y un alma con su madre espiritual.

Como estímulo para cada mes,, le ofrecemos a Ud. las declaraciones oficiales de teólogos sobre la vida y la santidad, que son en realidad la voz de la Iglesia sobre nuestra fundadora.

Nuestra tarea durante el próximo año conmemorativo será estudiar con atención sus virtudes así como los elementos espirituales de su espiritualidad en las formas concretas de su vida dedicada a Dios, para acercarnos de este modo a su relación con Dios y con su entorno.

Metodología

A. Las virtudes de la Sierva de Dios Madre Alfons María Eppinger: Chapter I-XII un capítulo para cada mes (septiembre de 2013 – agosto de 2014).

B. Estímulo para cada mes
De las declaraciones oficiales de los teólogos, se podrían entresacar y presentar cada vez algunos puntos esenciales como estímulo - para reflexionar, ahondar, inspirarse y compartir…

C. Trabajo con textos bíblicos: : Cada una misma podría buscar / encontrar en la Palabra de Dios textos paralelos al tema del mes: la Fe, la Esperanza… y compartirlos las unas con las otras en la comunidad (a través del buscar / encontrar en la Biblia es posible que algo „llega“, atrae a uno, personalmente).

5. Las Congregaciones que tienen su origen en la fundación de Madre Alfons María, ponen - según su ejemplo - en primer lugar la vida espiritual, y así quieren ser escuelas de una verdadera espiritualidad evangélica.

Es precisamente la calidad espiritual de la vida consagrada que nuestra fundadora nos presenta a nosotras, que es capaz de estimular a las personas de nuestro tiempo que, pues de hecho, tienen sed de valores absolutos; y de esta manera esta vida se vuelve un testimonio fascinante.

La vida de perfección de la venerable sierva de Dios se puede considerar como una Gracia, la fecundidad de la Congregación fundada por ella es una Gracia, la fidelidad de las Hermanas al espíritu original es una Gracia, y la colaboración de los ramos independientes con la Congregación de origen es también una Gracia grande.

Todas estas cosas son „frutos en los cuales se puede reconocer el árbol de nuestras Congregaciones“. ¡Es por eso que dejemos conmovernos siempre y por todas partes de la grandeza de su vida sencilla!

Unidas fraternalmente en nombre del comité

 

Sr. Katarína Krištofová, SDR

Directora del proyecto

 

 

 

Roma, el 31 de julio de 2013, aniversario de la muerte de la venerable Sierva de Dios Madre Alfons María Eppinger

espalda