alfonzamariaeppinger.com

 

 

Diciembre de 2013

Comité para las festividades con motivo del bicentenario
de MADRE ALFONS MARÍA EPPINGER

 

  Lema: La grandeza de una vida sencilla
  Celebración del bicentenario de Madre Alfons María

 

LA ESPIRITUALIDAD de MAM

 

200 rokov narodenia MAM

4. Del Amor al prójimo

El Amor de Dios como fuente de la caridad, del amor al prójimo

  • Desde su niñez, Elizabeth Eppinger amaba a Dios y le consagró su vida a Él por completo, buscando el amor perfecto a través de la unión mística con Cristo y del servicio al prójimo.

  • Era una mujer contemplativa y vivía en la presencia de Dios, pero al mismo tiempo era una persona dinámica y caritativa, preocupándose con empeño por el bien de los hermanos y las hermanas que sufren. Le importaba mucho llevar a estos sufrientes a la proximidad con Dios para que le amen a Él y obtengan la Salvación. Su corazón era colmado de verdadero amor a Jesucristo, del anhelo de servirle a Él en la persona del prójimo para que se le conozca a Él.

  • Era la Salvación del hombre que era el objetivo, el propósito de su caridad. Con perseverancia rezaba por la conversión de los pecadores.

  • Personas que no conseguían la calma, la tranquilidad interior, poseídas de dudas, inquietudes y miedo, atormentadas de tentaciones, encontraban luz, paz y consuelo a través de Madre Alfons María, por su cariño y ternura.

  • Especialmente tenía un corazón muy cálido para los niños débiles y pobres, se les dedicaba con atención amorosa en todas sus necesidades.

  • Madre Alfons María velaba a los moribundos, rezaba por ellos y por los difuntos; era su deseo que sus hermanas prestarán atención especial a este servicio.

  • Se destacaba por su amor a los enfermos. Esta llama del amor ardiente en su corazón, se manifestaba de manera maravillosa en el curso del año 1854, durante la terrible epidemia de cólera. En una carta a las Hermanas que atendían a estos enfermos, asumiendo el riesgo de contagio, llamo a la entrega total – invitación a sacrificar la vida por el prójimo, por amor a Jesús.

  • Había también personas que sentían hostilidad hacia Madre Alfons María, causándole mucho sufrimiento. Pero ella no decía nada al respecto a esto que podría atentar contra la caridad.

  • En la vida de Madre Alfons María, el amor al prójimo se manifestaba en actos que a menudo eran heroicos. El verdadero amor a Dios siempre lleva al amor al prójimo, a la caridad. La autenticidad de las experiencias místicas de Madre Alfons María encuentra su confirmación en sus acciones de caridad.

    (Lo teólogos, Roma, en 2009)

    espalda