alfonzamariaeppinger.com

 

 

Febrero de 2014

Comité para las festividades con motivo del bicentenario
de MADRE ALFONS MARÍA EPPINGER

 

  Lema: La grandeza de una vida sencilla
  Celebración del bicentenario de Madre Alfons María

 

LA ESPIRITUALIDAD de MAM

 

200 rokov narodenia MAM

6. LA JUSTICIA

Deberes para con Dios y el prójimo

  • La sierva de Dios ha cumplido sus obligaciones de justicia, sin prestar atención al prestigio de la persona. Quería que su obra, sobre todo, esté al servicio de los pobres, pero tampoco ha descuidado a los ricos que también tienen sus necesidades. Acogía a cada visitante con la misma amabilidad, a nadie se rechazaba.

  • A sus hijas decía: “Ricas o pobres, les amo a todas de Uds. con el mismo amor. Sólo miro a su vocación, a su fidelidad con que responden a las Gracias Divinas.”

  • No daba ninguna importancia ni a la raza ni a la nacionalidad: “Es importante tener en cuenta que el espíritu de la Congregación es el Espíritu de Jesucristo, que este espíritu es el mismo para todos los pueblos, que puede armonizar con el carácter y las costumbres de todas las naciones. El cuidado con que las Hermanas atienden a las personas enfermas, es el mismo en todos los países.”

  • Siempre era dadivosa y generosa. No permitía que las Hermanas pidieran cualquiera remuneración por su cuidado. No exigía ninguna dote de las postulantes, tomó sólo lo que se le ofrecía.

  • Las Hermanas acogieron a los enfermos abandonados y pobre en sus viviendas. Hacía re-partir a los trabajadores una ración adicional. Trajo o hizo traer sábanas y ropa, cuando las personas enfermas no tenían esas cosas. Repartía comida a los pobres, a pesar de que no tenía provisiones.

  • En sus palabras y actividades, siempre prestaba mucha atención a la verdad y a la sinceridad. Era verdadera frente a las personas que vinieron a ella y le pidieron su consejo, y a quienes tenía mostrar, bajo la inspiración de la Gracia, sus vicios, sus abismos y sus fallos.

  • Cueste lo que cueste, nunca disimulaba la verdad, y ella decía todo con la delicadeza y suavidad más cariñosa. Numerosas conversiones resultaron de estos descubrimientos.

  • Era sincera con sus Hermanas, corregía sus fallos sin disminuir su importancia. Con una voluntad heroica quería formarles conforme a la verdad, le cueste a ella lo que cueste.

    (Los teólogos, Roma, en 2009)

    espalda